RUBEOLA




1. ANTECEDENTES

Atendiendo la Resolución del Consejo Directivo de 2007, Bolivia inició en 1998 la integración de la vigilancia de la rubéola con la vigilancia de sarampión, lo cual permitió observar por primera vez el comportamiento epidemiológico de este virus en la población boliviana. Sin embargo, no fue sino hasta el año 2000 con la introducción de la vacuna SRP al programa regular en el 2000 que Bolivia dio inicio al control de la rubéola.

La vigilancia de la rubéola en Bolivia fue integrada con la vigilancia del sarampión en 1998, por lo que a partir de este año se cuenta con datos estadísticos de casos sospechosos y confirmados de rubéola. Por lo tanto, después de la interrupción de la circulación del virus de sarampión, los casos sospechosos de enfermedades febriles eruptivas se hacen a expensas de la rubéola que circulaba en forma endémica en el país.

La vacuna SRP se introduce en el año 2000, por lo que se observa un descenso rápido de la notificación y confirmación de casos de rubéola para el año 2002 y luego con la campaña nacional de aceleramiento realizada en 2006 se interrumpe la circulación de este virus en el país. El último genotipo de rubéola aislado en Bolivia fue el C1 durante 2006.




2. ASPECTOS CLINICOS

La rubéola es una enfermedad viral febril que se caracteriza por una erupción maculopapular difusa. La erupción presenta una distribución que se inicia en la cabeza, por la cara, cuero cabelludo, cuello para luego seguir al resto del cuerpo. La erupción presenta su máxima intensidad en el segundo día y desaparece alrededor del sexto día y tiene una duración media que fluctúa de 5 a 10 días, coincidiendo generalmente con el inicio de la fiebre.

Otra característica importante de la enfermedad es la presencia de linfoadenopatías, principalmente de ubicación retroauricular, cervical y occipital que suelen aparecer entre 5 y 10 días antes de la erupción.

La rubéola durante el embarazo puede producir abortos espontáneos, mortinatos, bajo peso de nacimiento, anomalías congénitas y puede afectar prácticamente a todos los sistemas (Síndrome de Rubéola Congénita).

Estudios realizados demostraron que el riesgo de malformaciones congénitas es más alto en las primeras semanas de gestación. La incidencia de enfermedad fetal disminuye durante las cuatro semanas siguientes

La malformación congénita puede aparecer aún después de la rubéola asintomática en embarazadas y puede presentarse en forma aislada o combinada. Las manifestaciones pueden ser malformaciones congénitas permanentes como la sordera, cataratas y glaucoma congénito, malformaciones cardíacas (como estenosis de la arteria pulmonar, persistencia del conducto arterioso, comunicación interventricular) y retardo mental




3. DESCRIPCION EPIDEMIOLOGICA

Agente etiológico. El virus de la rubéola (familia Togaviridae, género Rubivirus).

Reservorio. El ser humano.

Fuente de Infección. Personas infectadas y lactantes con rubéola congénita que expulsan grandes cantidades de virus con las secreciones faríngeas y con la orina, constituyéndose en fuentes de infección de sus contactos.

Modo de transmisión. La rubéola se adquiere por la aspiración o contacto directo con las secreciones nasofaríngeas de las personas infectadas o por contacto directo con los pacientes.

Tiempo de incubación. De 14 a 17 días, pero puede durar entre 12 a 23 días.

Transmisibilidad. Es una enfermedad sumamente contagiosa que puede transmitirse de persona a persona desde aproximadamente una semana antes y por lo menos cuatro días después de iniciada la erupción. Los lactantes con rubéola congénita pueden expulsar grandes cantidades de virus durante un año después de nacer.

Susceptibilidad. Es una enfermedad sumamente contagiosa que puede transmitirse de persona a persona desde aproximadamente una semana antes y por lo menos cuatro días después de iniciada la erupción. Los lactantes con rubéola congénita pueden expulsar grandes cantidades de virus durante un año después de nacer.

Inmunidad. Se obtiene a través de la infección por el virus salvaje (enfermedad) o mediante el virus vacunal (vacuna que contenga el antígeno contra rubéola como SR y SRP); la inmunidad adquirida con la enfermedad es permanente. La vacunación en niños de 12 a 23 meses produce la inmunidad en el 95% de niños vacunados.




4. DIAGNOSTICO

El método diagnóstico usado para confirmar la infección por rubéola incluye el análisis serológico (ELISA IgM / IgG), biología molecular (PCR) y aislamiento viral. El estudio serológico que es el más solicitado se refiere a la demostración de la presencia de anticuerpos IgM / IgG que se han adquirido como resultado de la infección. Para ello se deben tomar muestras dentro de los primeros 28 días después del inicio de la erupción. El virus de la rubéola puede ser aislado de nasofaringe y orina en los primeros cinco días del inicio de la erupción.




5. MEDIDAS DE TRATAMIENTO, CONTROL Y PREVENCIÓN

Tratamiento. No existe tratamiento específico. Se da tratamiento sintomático en caso de cefaleas, mialgias y artralgias con analgésicos y antipiréticos. El reposo y aislamiento para evitar el contagio de mujeres embarazada principalmente en los primeros meses de gestación es una medida importante y necesaria.




Programa Ampliado de Inmunizacion (PAI Nacional): Calle Capitan Ravelo Numero 2199. Zona Sopocachi. La Paz - Bolivia.
Telefonos: (591) 2 2442473  -  (591) 2 2124283 -

La Paz: 2-2441749 Cochabamba: 4-4221889 Santa Cruz: 3-3636600
Oruro: 2-5277001 Potosi: 2-6225559 Chuquisaca: 4-6454891
Pando: 3-8422326 Beni: 3-4622818 Tarija: 4-6643266